Language Español

Escucha la conversación entre Rosanna y Milan Pekar.

 

“Trabajé con mucha porcelana durante mis estudios – y siempre en blanco porque nos enseñaron que las altas temperaturas de fogueo de la porcelana significan que no puedes lograr ningún color en ella – lo cual es técnicamente cierto con los colores y esmaltes hechos industrialmente – pero, entonces descubrí los esmaltes de cristal,” menciona Milan Pekař, el ceramista checo cuyos jarrones y recipientes de porcelana ahora brillan con un abundante y energético color.

“Yo hago mis propios esmaltes, los cuales mezclo de materiales puros y colores con óxidos de metal. He estado investigando este campo por 5 ó 6 años, y así tengo un buen sentido de lo que ocurrirá – qué colores (y patrones) puedo esperar ver cuando abro el horno – sin embargo, siempre existe un elemento de sorpresa.” Un constante acto de malabar, Pekař deber coaccionar los elementos individuales – color, textura, patrón – para trabajar en armonía el uno con el otro, ajustando y reajustando para encontrar nuevos o curiosos resultados.

Como los aros concéntricos que marcan la edad de un árbol o un clúster de células bajo el microscopio; las hojas del ginkgo biloba o gasolina en agua; burbujas de aire elevándose a la superficie o las islas flotando sobre él – los contornos, texturas y formas que Pekař logra en sus esmaltes de cristal son ambos, abstractos y figurativos, científicos y orgánicos, siempre cambiando su escala y significado con cada nueva inspección. Mientras que la decoración de patrones y pictórica ha sido la dominante a través de la historia de la cerámica, el estilo ambiguo, no representativo de Pekař resulta en una sensación de eternidad – objetos que a la vez antiguos y contemporáneos.

Los cristales que se desarrollan en el esmalte crecen en clústeres y constelaciones, al contrario de aquellos en otros esmaltes que son tan pequeños como para ser visibles. Los cristales de Pekař no son solamente visibles, son seductores. Apareciendo en el calor del horno, refractan luz para crear un acabado lustroso, luminiscente, y la delgada, delicada porcelana es imbuida con un intrigante sentido de profundidad. “Muy seguido la gente piensa que mis jarrones están hechos de cristal, y, de alguna forma, eso es cierto ya que un esmalte es básicamente una muy delgada capa de cristal sobre la superficie de la arcilla.”

“Comenzando desde un pequeño punto, los cristales crecen hacia afuera desde el centro – creciendo en la misma forma que una escarcha sobre la ventana en invierno. De hecho, es el mismo proceso – pero estos cristales crecen dentro del esmalte, así que cuando se enfría permanecen encerrados para siempre.” La adición de óxidos puros crea el color caleidoscópico, y en las manos de Pekař, un solo ingrediente contiene muchas posibilidades; óxido de níquel, por ejemplo, crea una base de cálidos, amarillo rico, y cristales que son azul eléctrico. Este doble efecto es posible gracias a las diferentes estructuras que están presentes – “el níquel en el esmalte refleja la luz de manera diferente (dependiendo si está en la base o en la forma de un cristal). Cuando lo piensas, el color se trata de reflejo, no se trata de la superficie – este no es un azul o esmalte amarillo – es sólo que la luz está hecha de diferentes colores, y por lo tanto las diferentes estructuras producen colores totalmente distintos (de la misma base de ingredientes).”

Debajo de las deslumbrantes texturas y patrones de Pekař hay recipientes de una pureza sorprendente, repletos con líneas limpias y proporciones clásicas. Enfocándose en la simplicidad y la elegancia, el desenfrenado uso del color de Pekař es contenido por su sutil enfoque a la forma y el contorno. “Yo utilizo mucho color en esmalte, y así no quiero tener una estructura muy ocupada.” Gran deliberación, tiempo y pensamiento se va en los recipientes mismos, y mientras ellos no requieren el mismo nivel de química experimental que los esmaltes, existe con toda certeza una alquimia en la creación de algo tan refinado de tan amorfo material como la arcilla o la porcelana. “Para mí, todo está en los detalles. Es bueno mirar atrás a la historia de la cerámica porque frecuentemente los contornos son muy simples y hermosos – así que, sólo se trata de modificarlos. Es lo mismo con todas las artesanías o artes – sólo estás aprendiendo de las generaciones previas (que vinieron antes que tú).”

“No tengo periodos favoritos en la cerámica – no es como las bellas artes o la moda, que cambian muy rápidamente -la cerámica cambia lentamente, realmente no pasan de moda…”

Además, o quizás, en contraste con la finesa de los jarrones y recipientes, Pekař crea muebles de cerámica contemporáneos – objetos funcionales para el hogar. Una oportunidad para otro tipo de experimentación y juego, estas piezas están hechas en arcilla, en una escala más grande y con un mayor sentido de informalidad. “Existe mucha química y moldeo en práctica lo cual es muy técnico y requiere mucha precisión. Yo comencé a sentir que quería regresar a trabajar con arcilla suave – quería hacer piezas más grandes y realmente jugar sin preocuparme por los químicos, el fogueo y el moldeo.”

Comencé a hacerlos casi sin un plan. Las piezas son muy fuertes y pesadas – te puedes sentar en ellas, es más te puedes parar sobre ellas – pero para mí es algo entre la escultura y la mueblería.” Lo siguiente fue una colección de cerámica tejida: grandes, trozos huecos de arcilla son expulsados de una máquina antes de ser crudamente tejidos juntos, el tejido que forma la superficie de la mesa, o el asiento de un taburete. Los tubos – un poco reminiscentes de rigatoni – son aplanados en algunas partes y dejados voluminosos en otras, creando una variada, ondulada superficie que es atípica tanto en la cerámica como en el diseño de muebles.

La arquitectura clásica es también reimaginada en arcilla suave: las columnas griegas con perfiles torcidos pueden ser utilizados como un asiento, un taburete, un pedestal – haciendo más confusa la distinción entre el objeto funcional y la forma escultural. Expulsado de una máquina personalizada la regularidad y la perfección de la columna es molestada, y sus superficies esmaltadas vienen en muchos colores y texturas – algunos con color grueso y brillante, mientras que otras vienen en moteado y granulado, translúcido y delgado.

“Realmente intento ser preciso, pero frecuentemente cuando te equivocas descubres algo nuevo”

 

Mientras pecar es riguroso y preciso en sus métodos, su estudio es determinadamente no un laboratorio – más que un ambiente controlado, es un espacio de experimentación, un lugar donde la suerte, el accidente, y la anomalía son bienvenidos. La investigación meticulosa ha incentivado a Milan Pekař a empujar los límites del campo que eligió más allá – y como el viejo adagio dice: tienes que saber muy bien las reglas, para que puedas romperlas efectivamente.

Mi carrito
El carrito está vacío.

Parece que aún no te has decidido.